sábado, 26 de febrero de 2011

Y tu no sales a la calle?

Dime...


 Que piensas al ver a estas personas?
Son seres humanos.


Como tú.


Como yo.


Que han tenido mala suerte.

 Pero son seres humanos.
Con derecho a vivienda.


A un trabajo digno.


A la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad


Pero mejor no los mires.


Quizá, si no los ves, desaparecen.


Quizá no son de verdad.


Quizá solo son decorado.


Te lo crees?


No?

Yo tampoco me lo creo.













POR ESO VOY A SALIR LOS VIERNES A LAS CALLES, A QUEJARME, A DECIR QUE ESTOY HARTO DE UN MUNDO INHUMANO, A DECIR QUE ESTOY HARTO DE MIRAR AL OTRO LADO, A DECIRLE AL GOBIERNO QUE ES RESPONSABLE DE ESTO.
POR ELLOS, TAMBIEN POR ELLOS VOY A SALIR A QUEJARME.
(Gracias a los fotógrafos, si alguno quiere que retire una foto por derechos de autor que lo diga en los comentarios)

miércoles, 23 de febrero de 2011

Sobre el independentismo

Quizá no hay que ser catalanista para ser independentista

Copio y pego de un mail recibido hoy.

Un mal negocio
(La Vanguardia David García | 18/11/2010)

El aumento del independentismo en Catalunya no es casual ni responde a circunstancias difíciles de explicar.

Si dejamos las razones identitarias a un lado y nos centramos en el día a día, ¿quién puede defender el espolio que padecen todos los catalanes, independientemente de si se sienten españoles o catalanes? ¿Quién puede defender que España robe a Catalunya 60 millones de euros al día a partir del déficit fiscal? ¿Quién puede defender que los estudiantes catalanes reciban sólo el 5% de todas las becas del estado y los estudiantes de Madrid reciban el 58%? ¿Quién no querría ver aumentada la renta per cápita anual de los catalanes en unos 2.400EUR al año si tuviésemos seguridad social propia?

¿Quién puede defender que el "Ministerio de Cultura" haga un gasto anual por cada español de 47EUR y por cada catalán sólo de 5EUR? ¿Quién querría viajar con el 40% de los trenes construidos por el Estado durante la década de los 70 que se consideraron obsoletos y que aún circulan por Catalunya, mientras que Madrid sólo tiene el 4%?

¿Quién no querría ver a su país 7 veces más rico como dijo el Premio Nobel de Economía Aplicada en la UB el pasado mes de mayo?

¿Quién puede defender que 1 de cada 3 años el Ministerio de Fomento no invierta nada de nada en Catalunya? ¿Quién quiere, pese a ser catalán y sentirse español, que cada año nos roben 20.000.000.000 de euros (11% del PIB), siendo así la región del mundo que sufre más déficit por parte de su gobierno?

¿Realmente sentirse español en Catalunya compensa eso?

Como residente en Catalunya, ¿quién puede tolerar que por cada 12,7 millones de euros que se invierten en medio-ambiente en el aeropuerto de el Prat, se inviertan 300 millones al de Barajas? Por muy españolista que uno sea en Catalunya ¿se puede defender que entre 1985 y 2005 sólo se hayan construido en Catalunya 20km de autovías mientras que en Madrid se hagan cerca de 900 en idéntico periodo?

¿Se puede aceptar y no protestar cuando en Catalunya sólo se invierte un promedio del 12% del PIB español anual pese a aportar el 22% del mismo PIB español?

¿Se puede aceptar el agravio que hemos sufrido con el AVE? En Catalunya, por el AVE, el gobierno invirtió 316EUR por catalán, pero en el mismo año invirtió 1.198EUR por andaluz, 894EUR por madrileño, 574EUR por aragonés y 407EUR por castellanomanchego.

¿Se puede aceptar pagar peajes y más peajes?

Con la dependencia de Catalunya con respecto a España nosotros los catalanes, independientemente de si nos sentimos españoles o catalanes, estamos perdiendo la oportunidad de vivir mejor. Estamos perdiendo la oportunidad de dar un futuro mejor a nuestros hijos.

España es un mal negocio a nivel cultural pero sobre todo a nivel económico, y lo es porque tratar a Catalunya como una colonia forma parte del su leitmotiv nacional.


"Els catalans, de vegades som imbècils; però no pas per això hem de deixar de ser catalans, hem de deixar de ser imbècils" (Joan Sales)

jueves, 17 de febrero de 2011

Sobre "Estado de malestar" Una reflexion que hice ayer

No somos una organización. No somos un partido. No somos un sindicato. Somos gente normal y corriente. Cada uno con Su ideología. Cada uno con Su cultura. Pero estamos de acuerdo en que lo que hay ahora no nos gusta. Y no hablo de PP o PSOE. Hablo de un sistema político al que sólo le interesa mi voto cada cuatro años. Hablo de un sistema social en él que sí pierdes empleo, casa y ayudas sólo eres un daño colateral. No quiero estatutos. No quiero que esto se politice. Quiero que protestemos para que recuerden que nosotros, él pueblo, tenemos él poder. Quiero que me escuchen. Quizá no estamos de acuerdo en las soluciones, pero estamos de acuerdo en que queremos que cambien las cosas. Y yo, personalmente, quiero una democracia más directa, más participativa. La Web nos ha abierto un nuevo mundo. Podemos hacernos oír.